Chip incrustado en la piel permite pagar tus compras

Foto: Wikimedia Commons

¿Si se enterara de una manera de pagar sus compras sin necesidad de tarjeta de crédito o efectivo? ¿Si le dijeran que tan solo con su mano puede realizar todo tipo de transacción? ¿Qué tal si para realizar todo esto tuviera que implantarse un microchip en su mano? ¿Lo haría?

Este es uno de los nuevos inventos que cada vez es más popular en Europa y que promete revolucionar la manera en que hacemos nuestras compras.

Se trata de un pequeño microchip, no más grande que un grano de arroz, que es instalado en el espacio que queda entre el dedo índice y pulgar. Esta tecnología recibe el nombre de RFID y quienes lo portan pueden abrir las puertas de sus casas sin necesidad de llaves, o subir a un tren sin llevar consigo los pasajes.

De acuerdo con cifras oficiales, en Suecia ya hay unas 3.000 personas que cuentan con los chips instalados, convirtiéndose en auténticos ‘cyborgs’. Este número puede ser mucho más alto, teniendo en cuenta que el último conteo se realizó en el mes de mayo.

Lee también: Así puede ver si sus solicitudes de amistad en Facebook fueron eliminadas

En otros países como Alemania, Australia y Nueva Zelanda se está haciendo popular el uso de esta tecnología, con la que muchos esperan hacer mucho más fácil las actividades diarias.

Pero, ¿cómo funcionan estos dispositivos? La tecnología RFID es la misma que se utiliza en los chips implantados en la mascotas para su identificación. También funciona en muchos de nuestros dispositivos como teléfonos móviles y tarjetas débito y crédito sin contacto.

Te puede interesar: Así puedes compartir tu ubicación por WhatsApp 

Sin embargo, para el caso de este dispositivo se busca integrar todas las ventajas que ya ofrecía esta tecnología, permitiendo que el chip funcione como mecanismo de identificación, así como abrir puertas, encender dispositivos y hasta pagar cuentas.

Desde ya esto ha causado suspicacias en los más escépticos, quienes ven en los chips un preámbulo a posibles situaciones propias de la ciencia ficción.  Algunos consideran que la privacidad de las personas está en riesgo, y que los dispositivos podrían ser utilizados para propósitos comerciales y políticos.

Por: Mateo Chacón – Sistema Integrado Digital 

Participa